Muslitos de pollo rellenos. 4 Raciones

10,69 €
Impuestos incluidos
* Peso del producto 1,00 kg | 10,69 € / kg
Riquísimo muslo de pollo relleno, el queso Edam que se funde.... el bacon ahumado..... exquisitos. Para 4 raciones generosas
Cantidad

Este producto será enviado en frío
  Gastos de envío

GRATUITOS en pedidos superiores a 69€

  Envíos en frio

tus envíos con temperatura controlada

  Términos y condiciones

consulte las condiciones de compra

Pasarela de pago de forma segura y rápida

Riquísimo muslo de pollo relleno, el queso Edam que se funde.... el bacon ahumado..... exquisitos. Para 4 raciones generosas
00953
40 Artículos
1,00 kg

Ficha técnica

Familia
505
UnidadesCaja
1
Forma
2
UnidadTipo
UDS

5 productos en la misma categoría:

PANCETA FRESCA FILETEADA DISANTOS

41,68 €   | Peso: 4,50 kg
Disponibilidad: 23 En stock
Panceta fileteada, se puede filetear a medida del cliente. Si la encarga con tiempo se la hacemos a medida, para la brasa, para la plancha..
Costilla tiras B/ 1kg Disantos
  • Sin stock

Costilla tiras B/ 1kg Disantos

12,50 €   | Peso: 1,00 kg
Disponibilidad: Sin stock
Tiras de costillas de cerdo, con bastante carne, cortadas den tiras de unos 4 centímetros aprox, envasadas en atmósfera protectora y en bandejas de 1 kilo +/-
Disponibilidad: 28 En stock
El jamón cocido extra de Serrano se consigue curando y cociendo la pata trasera deshuesada del cerco (si es la delantera, hablamos de paleta cocida). Para llegar a esa textura jugosa y su sabor dulce, antes de cocerse se le añade algo similar a una salmuera con algo de azúcar. El jamón cocido es una gran opción alimenticia, ya que nos ofrece un aporte de proteínas, a la vez que se trata de un alimento bajo en grasas y calorías. Cocinado a la plancha, en sándwiches o ensaladas, o degustado en finas lonchas. Esta forma de curar el jamón la ideó Robert Burrow Atkinson en su carnicería de York a mediados del siglo XIX, de ahí que al jamón cocido se le llame popularmente "jamón de york". Pronto en la zona se corrió la voz del sabor del jamón de Atkinson, y todos comenzaron a pedirlo en sus carnicerías “al estilo de York”.